Deja de machacarte, menos esfuerzo puede ser la solución.

Un paseo a Hyde Park.


20km, 45 minutos.

Es la distancia y el tiempo que tardaba en completar mi ruta en bici diaria hasta Hyde Park durante mi pérdida de peso. 

Solía cronometrar mi “paseo” ya que siempre intentaba ir al máximo y batir mi última marca.
Cada pedalada era una montaña y terminaba con la cara roja como un tomate.

Nunca paré a pensar si aquello era lo óptimo o no, solo tenía claro que quería perder grasa y que más sufrimiento equivaldría a más peso perdido… ¿verdad?

Cuando el “no pain, no gain” se vuelve en tu contra.

Las semanas previas a mi cumpleaños empecé a buscar excusas para no ir en bici esas tardes:

  • Hace frío.
  • Va a llover.
  • Mira qué viento hace.
  • Ya has entrenado hoy.
  • El trabajo te tiene loco…

Semana a semana seguía luchando contra mí mismo para convencerme de que debía cumplir con lo prometido sin importar las consecuencias. Daba igual que estuviera cansado constantemente, que estuviera enfadado con el mundo, e incluso que tuviera un hambre voraz a todas horas y no parara de pensar en comida.

Tenía que hacerlo. Perder peso era mi vida.

Llevaba ya 8 meses dándolo todo y no tenía intencion de dejarlo ahora pero, ¿a qué precio?

Aquel 3 de octubre cumplía 22 años y había perdido el equivalente a una persona (65kg).

Lo había conseguido, entre otras cosas, añadiendo más actividad a mi vida diaria. Dentro de toda esa actividad estaba mi ruta obligada hasta el parque más emblemático de la ciudad, Hyde Park.

Como ya he comentado, eran unos 20km en total y solía hacer el recorrido sin parar en 45 minutos.

Aquí tienes la ruta por si te pica la curiosidad:

Sí, hacía la misma ruta en bici TODOS los días con el único propósito de “quemar calorías”

Ese domingo me sentía distinto, quería admirar un poco más el paisaje, la ciudad, la gente, ruidos, etc… puse el cronómetro como siempre, pero esta vez no lo miré hasta llegar a casa.

Conocí partes de Londres que jamás había visto, descubrí rutas nuevas en un parque que ya creía conocido, y no tuve problema alguno con el tráfico de la ciudad en plena hora punta.

Me lo tomé con calma, decidí observar y sonréir en lugar de empujar a tope y sufrir al máximo.

¿El tiempo al llegar a casa?

49 minutos.

¡¿49 minutos?! -pensé.
¿Todo ese esfuerzo para 4 minutos extra de m***a?

Cambiando a “less pain, more gain”, ¿por qué menos es más cuando se trata de vivir mientras persigues tus objetivos?

Desde ese momento decidí tomarme el tema del ejercicio y la vida en general con mucha más calma.

El ejercicio dejó de ser un sufrimiento ya que lo hacía cuando y como quería, empecé a buscar alternativas en nutrición para dejar lo estricto y disfrutar más.

¿Mi pérdida de peso?

Siguió perfectamente progresando a su ritmo, incluso vi una mejoría en el tipo de peso que perdía, se acabaron las inflamaciones, retenciones de líquido y otros síntomas de estrés crónico que tenía.

Ahora utilizo el ejercicio como lo que es, una forma de meditar y la mejor medicina para la salud.

Entreno fuerza tres veces por semana con el objetivo de mantener masa muscular y no envejecer tan rápido, cuando me apetece salgo a pasear, en bici o a correr si algún amigo me lo sugiere.

En otras palabras, ahora DISFRUTO con el ejercicio que hago.

Sufrir, restringir, o forzarte a hacer algo que asocias con dolor y negatividad sólo traerá más de eso, pronto dejarás ese ejercicio y pensarás que esto de ponerse en forma no es para ti y abandonarás el barco.

La dosis mínima efectiva es bastante más baja de lo que crees.

Hazlo por ti, deja de pensar en cómo te ves, si tienes abdominales o el culo gordo, piensa en tu salud, tu bienestar y en qué quieres realmente.

Descubre la ciudad o pueblo que te rodea, sonríe, conoce gente y disfruta del camino. Perder peso, ganar músculo o cualquiera que sea tu objetivo se puede conseguir sin sufrir innecesariamente.

¿Dudas? ¿Comentarios?

Déjame un mensaje un poco más abajo y cuéntame cómo vas a disfrutar más del proceso para conseguir tus objetivos.
¡Comparte con alguien que lo necesite!

¡Conviértete en un mago de la nutrición!
Únete a miles de personas que ya disfrutan de helados,
burgers y otras de sus comidas favoritas mientras mejoran su salud y consiguen el cuerpo que siempre han deseado.